LA NUEVA VIDA. Sobre La Oración

SATSANG JOYAS ESPIRITUALES 25
03/09/2015
EL MUNDO SE HA OLVIDADO DE DIOS 2aParte
09/09/2015
Mostrar todo

LA NUEVA VIDA. Sobre La Oración

LA NUEVA VIDA

Las Enseñanzas de

Kirpal Singh Ji

Selección y Recopilación de los escritos del Maestro Kirpal

Capitulo 14

Sobre la ORACIÓN

 

   El Poder Maestro lleno de gracia, que trabaja desde arriba, pone en movimiento todas las fuerzas de la Naturaleza para salvar al discípulo en todas las circunstancias de la vida. Un anhelo intenso, una oración implorante y fervorosa, unidos a un esfuerzo sincero, nunca fallarán. (140)

   Nuestro problema es el de no saber rezar. en casos como éste podemos orar simplemente así: “¡Oh, Señor! Enséñanos cómo rezar. (141)

   Como todas las almas son de la misma esencia de Dios y están relacionadas unas con otras, podemos orar también en beneficio de otros. Almas elevadas siempre oran por el bien de toda la humanidad. Los Maestros no están satisfechos con el máximo bien para la mayoría, como el que comúnmente tratan de obtener los lideres de la sociedad. Las oraciones de las Almas elevadas generalmente terminan diciendo estas palabras: “Oh Señor, has el bien a todos” (142)

   Es una experiencia común el que la mayoría de nuestras oraciones no obtengan respuesta. No es difícil encontrar la razón de esto. Aún no hemos comprendido La Voluntad de Dios y el cómo trabaja esa Voluntad divina para el total beneficio nuestro. Siendo ignorantes, frecuentemente oramos por cosas que en el transcurso del tiempo están encaminadas a hacer más daño que beneficio; y no sabemos que el Padre Amoroso en Su compasión ilimitada no acepta estas oraciones y estas oraciones no producen su fruto, porque de lo contrario nuenca seríamos capaces de escapar de los goces sensuales. (143)

   Espontaneidad: Siendo la oración el grito de un alma en agonía, es la más bella y la más natural cuando brota espontáneamente, como manantial de agua fresca desde las entrañas de la tierra. No necesita del embellecimiento de palabras especiales y frases raras. Al contrario, esos adornos estropean la verdadera belleza de libre expresión y con frecuencia, la persona que reza, es imperceptiblemente atrapada en la red de muchas palabras. Todo esto hace que la oración se artificial, producto de un arte deliberado y separado de los sentimientos. Con esa clase de oraciones nos engañamos a nosotros mismos y además no son beneficiosas. Dios se interesa por las emociones genuinas expresadas con palabras sencillas y no por discursos adornados, repeticiones vanas, fraseología ostentosa y convencimiento aprendido. (144)


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *